14 nov. 2011

VIVENCIAS EN EL ROCÍO: MARCOS CARRIBERO Y LA BLANCA PALOMA

Con las gargantas rotas, la emoción y los sentimientos a flor de piel volvemos del Rocío llenos de alegría, de Esperanza, de Fe, de cordialidad y de momentos que ya nunca desaparecerán de nuestra historia.



Momentos cantando la Salve

El viernes 11 de noviembre el Coro partía al Rocío para celebrar estos "20 Años de Paz y Esperanza". Como siempre fue maravillosa la bienvenida de los responsables de la Hermandad de Córdoba, que ya nos recibian con la casa dispuesta y preparada para sentirnos como en la nuestra propia. Tras acomodarse y cenar, llegó ese momento mágico cuando todo el mundo se reune ante la imágen de la Virgen para cantar la Salve a las 12 de la noche. A partir de ahi, sevillanas, rumbas y cante que atrajeron a rocieros venidos de Almeria y Sevilla. 






Despues, a las tres de la mañana marchamos a las casa y bares rocieros, como el de "Los Marismeños". poco a poco cada uno fue regresando a casa tras una noche en vela de alegría y fiesta.  Por la mañana, tras el desayuno ansiábamos el momento de ir a la ermita a ver a esa "Reina de las Marismas" que tanto nos ha bendecido en estos años; Velas, flores, rezos, lágrimas, todo un cúmulo de vivencias increibles.




Despues de la cerveza de rigor, marchamos a casa y recibimos a Juan, Ana Mª, Joana y Marcos Carribero. No hay palabras para describir las sensaciones de todos al volver a verlos tras casi 15 años. Algunos de los miembros del coro y de los acompañantes no los conocian en persona, pero si por televisión y por todas las campañas que se han realizado para recaudar fondos para esa operación de Marcos que ahora cumple su primer aniversario.






A las 6 de la tarde el Coro tenía una cita con "la  Blanca Paloma". Postrados ante sus plantas y con la voces rotas entonamos la "Aparición de la Virgen del Rócío", "Rocío, Rocío, Rocío" y la Salve, se agolpó toda la gente de la ermita junto a nosostros; para arroparnos aún más, parta pedir por este coro, por nuestras familias, por los que ya no están, por aquellos que están pasandolo mal. Todo era especial: el ambiente, el respeto, el silencio, la oración, el llanto contenido para poder acabar la canción...


Felices marchamos a dar un paseo por las marismas, ya en casa, Juan y Ana Mary nos reunieron para explicarnos como estaba Marcos, cuanto habían pasado y cuanto más estaban agradecidos a todas las Asociaciones, Hermandades y personas que habían hecho que su hijo Marcos naciera de nuevo tras la operación a la que fué sometido en Boston. Nos hizo entrega de un sencillo y hermoso diploma del que este Coro se siente muy orgulloso, como decíamos en la inauguración de la exposición; este Coro no solo canta, si no que siempre tuvo muy claro que debía atender las necesidades que surgieran, ya sean de tipo cultural, social, caritativo, etc.









Se dieron momentos especiales que no se olvidarán nunca


Terminaba un día en el que todos andábamos muy tocados emocionalmente e incluso de la voz. La noche comenzó con la Salve, con un buen ambiente en la Casa de Córdoba y devolviendo la visita a los hermanos rocieros de Almería que nos abrieron las puertas de su casa en la Calle Ajolí 52.







El domingo se vino encima muy pronto y tras oir misa y disfrutar de un Rocío lleno de gente y de Hermandades de Utrera, Manzanilla, Emigrantes, Linares, rindiendo culto a su Señora marchamos a comer y recoger rápido para justo despues de comer emprender la vuelta a Villa del Río.




 


Las nuevas generaciones del Coro viviendo el Rocío

En resúmen, GRACIAS en primer lugar a DIOS y a LA VIRGEN DEL ROCÍO, por estos 20 años de unión, de amistad y de compromiso. Gracias Madre de Cristo y nuestra por bendecirnos, por cuidarnos, por haber hecho posible estos días aún más cerca de ti. GRACIAS por hacer que Marcos Carribero disfrute de sus padres, de la vida, de su hermana Joana, de su familia.... protégelos Señora, y derrama el Espíritu de Pentecostés sobre ellos, para que cada día sigan luchando por la vida de su hijo. Derrámalo tambien Señora sobre nuestro coro, nuestras familias y todo nuestro pueblo de Villa del Río.

GRACIAS a la Hermandad de Córdoba y a todos los que se han puesto al servicio de los demás en este fin de semana inolvidable.

¡VIVA LA VIRGEN DEL ROCÍO!

2 comentarios:

  1. Una experiencia de convivencia inigualable y unica, jamas olvidare este viaje, para el año que viene el primero apuntado si dios quiere.

    ResponderEliminar
  2. Como bien dice Quique fin de semana inolvidable, donde se han vivido momentos de devoción a la Virgen, de cantos a la virgen y de fiesta por estar cerca de la Virgen, en años anteriores estos momentos vividos en el Rocio, han sido magnificos,pero este año han sido inolvidables y posiblemente irrepetibles, por varias razones:
    1.-Por el magnifico ambiente que reina en este grupo y el de los que los acampañamos a casi todos los lugares.
    2.-Por haber tenido el privilegio de escucharles cantar ante la blanca paloma, alli en su ermita-
    3.-Por ver a Marcos tan recuperado tras su operación en Boston y por haber escuhado como un verdadero "padre coraje", hizo todo lo posible e imposible para que dicha operacion fuese posible.
    Gracias a los componentes del Coro, por los momentos vividos y esperando poderlos repetir en próximos años y muchas felicidades por vuestros 20 años de música y amistad.
    Bartolomé Solís

    ResponderEliminar

Fotografía:

Archivo del Coro, Álvaro Horcas, Leandro Lara, etc...

Nuestro Coro en la prensa:

EL CORO DE VILLA DEL RIO ACTUÓ EN LA EMBAJADA ESPAÑOLA Y CANTO UNA MISA EN SANTA MARIA LA MAYOR.

El Coro Rociero de la Paz y Esperanza triunfa en Roma.

La formación volverá a cantar en la capital italiana ante el Papa Juan Pablo II La Salve Rociera, fandangos y sevillanas emocionaron al público.

04/03/2003 REDACCION

El coro villarrense llevó la misa rociera al templo de Santa María la Mayor. EFE.

El coro rociero Nuestra Madre y Señora de la Paz y Esperanza, de Villa del Río, ha ofrecido en Roma un concierto y una misa rociera que hicieron derramar las lágrimas de los españoles y romanos, que no pudieron contener la emoción al escuchar, entre otras, la salve rociera. El concierto del coro villarrense se celebró este fin de semana en el Palacio de España, sede de la embajada española ante la Santa Sede y la misa rociera tuvo como escenario el monumental templo de Santa María La Mayor, una de las cuatro grandes basílicas de Roma.

Vivas a la Blanca Paloma, a España, a Andalucía en la festividad del 28 de febrero y a Villa del Río y "bravos" a los componentes del coro fueron incesantes en estas jornadas rocieras de Roma, en las que los españoles que viven aquí escuchando las canciones y músicas pudieron hacer el camino y peregrinar hasta El Rocío, aunque sólo fuera de manera virtual.

Y es que el coro que dirige Enrique Sánchez Collado y del que forman parte treinta jóvenes creó con sus sevillanas, fandangos y cantes populares un clima rociero que alcanzó la cima con la solemne misa rociera, en la que la salve cantada por Juan Francisco Calero Llorente puso un nudo en las gargantas de los cientos de españoles presentes, muchos de los cuales rompieron a llorar.

PROGRAMA LARGO

No fue sólo en la basílica, también en el concierto de la legación --que estuvo presidido por el embajador, Carlos Abella -- los pañuelos secaron las lágrimas de los presentes. El coro supo llegar a los presentes y no escatimó en cantos, ofreciendo un programa de varias horas.

Se narró la aparición de la Virgen, el camino de los romeros hacia la aldea almonteña, la noche en las marismas con la mirada puesta en la Señora, la llegada a la ermita, la procesión en el día de Pentecostés y el final de la romería. Fueron unas actuaciones "da fa venire i brividi" ("de las que te ponen los vellos de punta"), como afirmaron los italianos asistentes, que al igual que los españoles quedaron prendados de la desgarrada voz del solista Juan Francisco Calero Llorente y de Consolación Sánchez.

El grupo ofreció también temas de Semana Santa y el joven Calero volvió a emocionar con la famosa Saeta, de Antonio Machado, y Centinela, de Pascual González. Para mayor goce, el coro también interpretó fandangos y sevillanas, entre ellas Señora de Septiembre, dedicada a la Virgen de la Estrella.

El coro derramó alegría por toda Roma. Su actuación supo a poco, hasta el punto que ya se está trabajando para que vuelva a cantar a la capital italiana y, si es posible, también ante el Papa Juan Pablo II, al que no pudieron ver, pero que les regaló a cada uno un rosario bendecido.

Seguidores